distritocentro.com.mx

¡a La Orden, Mi Sargento!

¡a La Orden, Mi Sargento! - GERMAN VAQUERO (gratis) A muchos de nosotros nos gusta leer un buen libro siempre que podemos, ya sea cuando estamos viajando en el tren o justo antes de acostarnos. Un compendio de narrativas cortas con las innumerables situaciones curiosas y delirantes que ocurren diariamente en todo el territorio español con agentes del Cuerpo y población ci

¡a La Orden, Mi Sargento! - GERMAN VAQUERO [Gratis] A continuacion les compartimos una coleccion de mas de 3000 Libros sobre Historia del Arte para que ya no pongan pretextos Un compendio de narrativas cortas con las innumerables situaciones curiosas y delirantes que ocurren diariamente en todo el territorio español con agentes del Cuerpo y población civil como actores improvisados. Cientos de anécdotas que tienen dos objetivos claros y bien marcados: traer al público el rostro más amistoso y humano de la Guardia Civil y retorcer una sonrisa a los lectores. "Pater Putatibus", "El Loco, caimán y elendes gigantes", "Mi primera inspección ocular" o "La Ventosidad" son sólo algunos títulos de estas historias que tienen personajes tan dispares como un sacerdote, una prostituta, un alcalde, OVNI, el loco de una ciudad, un limpiador, un duque o un tigre, entre otros. En definitiva, situaciones de la vida cotidiana que, debido a su sorprendente desarrollo, dejan de ser normales para convertirse en cómicas divertidas. ¿Qué hace un sacerdote y una prostituta en un coche a la una de la mañana por una pista forestal? ¿Puede el caudillo Franco poner una revuelta en un asilo de ancianos? ¿Y qué hace un hombre desnudo en un patio de la escuela? ¿Puede un mudo ser denunciado por insultos y amenazas? Las respuestas a todas estas preguntas y muchas más se encuentran en este libro, cargado de personajes excéntricos, contextos extraordinarios y situaciones entrañables ... ¡a La Orden, Mi Sargento! - GERMAN VAQUERO pdf A continuacion les compartimos una coleccion de mas de 3000 Libros sobre Historia del Arte para que ya no pongan pretextos